Centro Clínico Rubio Valor
Fisioterapia en Madrid (Moncloa) I Masajes I Podología
91.544.92.65
649.91.00.00
C/ Fernando el Católico, 86, 28015 Madrid contacto@centrorubiovalor.es
Centro acreditado por la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid

Rejuvenecimiento Facial

Evita el envejecimiento prematuro con nuestros tratamientos

Rejuvenecimiento Facial

Los primeros signos de envejecimiento de la piel comienzan a partir de los 30 años aproximadamente. Aparecen las primeras líneas de expresión que con el tiempo se transforman en arrugas, la piel pierde volumen, densidad y elasticidad.

Contáctanos!

Ventajas

  • Devuelve la firmeza y tersura a tu piel
  • Mejora las arrugas y líneas de expresión
  • Combinamos varios tratamientos en la misma sesión

Un tratamiento que cuida y previene el envejecimiento

En el envejecimiento intervienen distintos factores que afectan a la estructura y funciones de la piel. Estos pueden ser internos y externos. El conocimiento de cómo influyen estos factores sobre la piel, ayuda a los profesionales a seleccionar las opciones más adecuadas para tratarlo y prevenirlo.

Los tratamientos van dirigidos sobre todo a mejorar los factores internos que causan el envejecimiento:

  • Activación de la microcirculación que es la responsable de la hidratación, oxigenación y nutrición de la piel
  • Mejorar la actividad de los fibroblastos que son los productores de colágeno y elastina en la piel y por tanto de la firmeza
  • Estimular el funcionamiento celular para que pueda incorporar mejor los nutrientes y eliminar las sustancias de deshecho. Las células se revitalizan, funcionan y se regeneran mejor frenando el envejecimiento
  • Estimular el drenaje linfático que es el responsable de la retirada de las toxinas de la piel, entre las que se encuentran los radicales libres que son los principales causantes del envejecimiento celular
  • Mejorar la cohesión de las capas de la piel para estimular el suministro de agua, oxígeno y nutrientes desde las capas más profundas

Nuestros tratamientos

Se pueden aplicar solos o combinados en la misma sesión. En muchos casos, la combinación de los tratamientos proporciona mejores resultados que cada uno por separado.

Radiofrecuencia bipolar

Tratamiento Ultrasonidos

Tratamiento Microcorriente

Radiofrecuencia bipolar

Es un tipo de onda que al aplicarse sobre la piel produce un efecto inmediato desde la primera sesión, percibiéndose una clara reafirmación y aumento de la luminosidad. Con esta técnica lo que se pretende es conseguir gradualmente la reestructuración del colágeno mediante la formación de nuevas fibras que van sustituyendo a las envejecidas, recuperándose la elasticidad y consiguiéndose así una piel más tersa y menos flácida.

Se aplica mediante un electrodo manual y un gel conductor, con desplazamiento lento y de forma circular para una buena distribución de las ondas. La estimulación que se produce en la piel por la radiofrecuencia, genera un calor suave que produce una sensación muy agradable.

Qué conseguimos:

  • Estimular el drenaje linfático facilitando la eliminación del líquido retenido y toxinas, lo que se traduce en una disminución de volumen y en un remodelado facial. Por otra parte, se produce cierre de los poros dilatados, apareciendo la piel más uniforme. El drenaje linfático produce un “vaciado” hacia dentro de secreciones sebáceas e impurezas que son las responsables de que los poros tiendan a abrirse
  • Aumentar la circulación local mejorando el metabolismo, la oxigenación y nutrición. La piel se hidrata y recupera la luminosidad y brillo perdidos
  • Formación de colágeno nuevo permitiendo que la piel adquiera más firmeza y tersura
  • Estimular el intercambio celular mejorando la incorporación de oxígeno y nutrientes a la célula y facilitando la eliminación de sustancias de deshecho. Las células van adquiriendo más vigor con lo que se van a reproducir con mayor agilidad, sustituyéndose las células viejas por las nuevas recién formadas, mejorando la firmeza y brillo de la piel
  • Aumentar la cohesión de las capas de la piel favoreciendo la llegada de nutrientes y agua desde las capas más profundas, mejorando la hidratación, la oxigenación y la tersura de la piel
  • Mejorar las pieles con tendencia a rosácea porque se produce una regeneración y normalización de los capilares sanguíneos afectados. Los mejores resultados se consiguen combinando la radiofrecuencia con ultrasonido en la misma sesión

Ultrasonidos

Son ondas de alta frecuencia no audibles por el oído humano. La aplicación en el rostro ofrece resultados inmediatos y duraderos observándose un aumento del tono y elasticidad de la piel. Mejora el aspecto de las arrugas existentes y previene la aparición de otras nuevas. Mejora las pieles con tendencia rosácea, porque regenera y normaliza los capilares sanguíneos afectados. Los ultrasonidos y radiofrecuencia, aplicados en la misma sesión producen muy buenos resultados en el tratamiento de la rosácea.

Es un método no invasivo y muy agradable. Las ondas de ultrasonido se aplican mediante un cabezal de pequeño diámetro, que se traslada lentamente de forma circular sobre la zona a tratar para distribuir bien la energía y evitar el sobrecalentamiento.

El mecanismo de acción se basa en su capacidad para transmitir energía, produciendo los siguientes efectos sobre la estructura de la piel:

  • Efecto mecánico: proporcionan un micromasaje celular que favorece el aumento de permeabilidad de las membranas. Este efecto de “empuje” permiten que las sustancias penetren mucho mejor a través de la piel, aprovechando esta cualidad para hacer llegar a las capas más profundas los productos cosméticos que aplicamos sobre la misma (hidratantes, reafirmantes, antiseborréicos…)
    El efecto mecánico también estimula la microcirculación, favoreciendo la llegada de sangre y la eliminación de toxinas, para mantener una piel hidratada, sana y limpia
  • Efecto térmico: la energía mecánica absorbida por los tejidos se transforma en energía térmica porque el organismo opone resistencia al movimiento mecánico generándose calor, estimulando el metabolismo celular y la circulación sanguínea.
    Esto se traduce en una mayor hidratación y nutrición de la piel mejorando el aspecto y la luminosidad.
    Esta activación por el efecto térmico afecta también a la función de los fibroblastos aumentando la formación de colágeno y por tanto la elasticidad de la piel
  • Efecto químico: consiste en la activación de las moléculas de oxígeno mejorando la difusión al interior de las células, lo que se traduce en un aumento de la oxigenación de la piel

Microcorriente

Una micro-corriente es una pequeña cantidad de electricidad a una frecuencia específica muy baja que se ajusta a la frecuencia del cuerpo humano.

Se trata de un sistema dermoreparador, que potencia los resultados de otros tratamientos antienvejecimiento en zonas concretas y pequeñas, labios, rictus, contorno de los ojos, entrecejo, donde es necesaria una actuación muy precisa.

Contribuye a reducir las líneas de expresión y mejorar las arrugas y en muchos casos se consiguen buenos resultados en la descongestión de las bolsas de las ojeras.

Cómo actúa la microcorriente:

  • Estimula la microcirculación, mejorando el metabolismo, la oxigenación y nutrición de la piel
  • Activa los fibroblastos y la producción de colágeno, favoreciendo el “relleno” natural de las líneas de expresión y arrugas
  • Descongestiona la piel porque favorece el drenaje linfático y la eliminación de toxinas, acción muy importante para el tratamiento de las bolsas de la ojeras

Cómo se aplica:

Las microcorrientes se aplican en la piel con dos pequeños cabezales redondos, uno es el polo positivo y otro el negativo, que se desplazan de forma longitudinal y transversal sobre cada línea de expresión o arruga. No produce ninguna molestia y es muy relajante.

Causas internas del envejecimiento

Con la edad van declinando muchas funciones celulares que determinan cambios estructurales en la piel. Entre las más importantes se pueden nombrar:

  • Cambios en la microcirculación: Los vasos sanguíneos se van estrechando y endureciendo, con lo que la llegada de sangre a los tejidos es menor. La piel recibe menos agua, oxígeno y nutrientes con lo que aparece más apagada y sin el brillo característico de una piel joven
  • Disminuye la formación de colágeno: Los fibroblastos son las células encargadas de producir estas proteínas que son las responsables de la elasticidad de la piel. Con la edad van perdiendo su capacidad de multiplicarse y por tanto la producción de colágeno disminuye. La piel va tornándose más flácida y menos elástica favoreciendo la aparición de las arrugas
  • Radicales libres endógenos: Son moléculas muy reactivas con una gran capacidad de oxidación y destrucción celular. Estos se generan de forma natural por el propio metabolismo de los alimentos, por la respiración y el ejercicio físico.
    El organismo cuenta de forma natural con un sistema de defensa frente a los radicales libres (antioxidantes endógenos) que con la edad se va haciendo menos efectivo. Además, hoy en día estamos sometidos a una alta concentración de radicales libres procedentes del exterior, con lo que nuestro mecanismo natural antioxidante no es suficiente para combatirlos
  • Disminución de la velocidad de renovación celular: La epidermis disminuye su espesor y se queda más desprotegida frente a los agentes externos principalmente a la polución y a los rayos solares
  • Pérdida de cohesión entre las capas de la piel: Las diferentes capas de la piel no están tan íntimamente unidas, por eso disminuye el suministro de agua, oxígeno y nutrientes desde las capas más profundas a las más superficiales
  • Las glándulas sebáceas se van atrofiando: Disminuye la nutrición natural y se produce sequedad
  • Modificaciones hormonales en la mujer: La disminución de estrógenos acentúa el envejecimiento porque potencia todos los procesos responsables del mismo

Causas externas del envejecimiento

Los factores externos causan envejecimiento sobre todo por el estrés oxidativo. Envejecemos debido principalmente a la acumulación de daños causados por los radicales libres que lesionan las estructuras celulares.

Los más importantes son:

  • El sol: Es el principal responsable del envejecimiento cutáneo por estrés oxidativo. El daño causado por la exposición al sol se denomina fotoenvejecimiento
  • Contaminación: En las ciudades es muy habitual estar expuesto a los contaminantes que se encuentran en la atmósfera, la mayoría de ellos partículas muy oxidantes lesivas para la piel
  • Tabaquismo: La nicotina y los productos químicos que contienen los cigarrillos son los responsables del incremento de radicales libres en la piel
  • Alimentos: El estilo de vida de hoy en día hace que para alimentarnos recurramos a comidas procesadas, ultraprocesadas, conservas…, todas ellas con conservantes, colorantes y otros aditivos que tienen actividad oxidativa. El exceso de grasas e hidratos de carbono en la dieta aceleran los procesos de oxidación. Por otra parte los herbicidas y pesticidas que se utilizan para los cultivos nos llegan a través de los alimentos, produciendo la oxidación en nuestras células. Es importante seleccionar alimentos ricos en vitaminas C y E, flavonoides, carotenos, licopenos, xantinas y luteínas que están en los cítricos, verduras, té verde, tomate…todas ellas sustancias con alto poder antioxidante que nos protegerán frente a los radicales libres

La falta de cuidados de la piel acelera el envejecimiento. Es importante consultar con un profesional para saber cuáles son los productos más apropiados para nuestro tipo de piel y nuestras circunstancias. La utilización de una crema protectora solar antes de la exposición es una pieza clave para prevenir el envejecimiento prematuro de la piel.

El estrés emocional es otro factor externo que acelera el envejecimiento celular provocando síntomas tan evidentes como canas o arrugas.
Se incrementa la secreción de las hormonas adrenalina y cortisol para producir aumento de la frecuencia cardiaca y respiratoria, aumento de la presión arterial y el metabolismo. Todos estos efectos originan cambio en las estructuras celulares que afectan entre otras cosas a su multiplicación y regeneración, observándose en situaciones extremas cambios celulares equivalentes a los de una persona 10 años mayor.