Centro Clínico Rubio Valor
Fisioterapia en Madrid (Moncloa) I Masajes I Podología
91.544.92.65
649.91.00.00
C/ Fernando el Católico, 86, 28015 Madrid contacto@centrorubiovalor.es
Centro acreditado por la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid

Masajes Descontracturantes Moncloa

Afronta un nuevo día sin dolor de espalda

masajes

Para la gran mayoría de nosotros, la rigidez y el dolor son un estado de nuestra musculatura al que nos hemos habituado.

Con frecuencia no nos damos cuenta de que nuestros músculos están tensos hasta que un determinado movimiento o postura nos ocasiona dolor, y en muchos casos, hasta el momento en que recibimos el masaje.

Contáctanos!

Ventajas

  • Solución rápida y natural para recuperarte
  • Valoración y seguimiento de tu evolución
  • Te aconsejamos los mejores ejercicios para tu caso

Cómo se aplica el masaje descontracturante

Todos pensamos que los masajes deben ser suaves y no provocar dolor. Pero en el caso de un masaje descontracturante esto no es así pues es necesario aplicar maniobras manuales con una presión media o alta en las zonas donde el músculo está contracturado para separar y relajar las fibras musculares. Esta presión genera un poco de dolor, pero después las molestias desaparecen totalmente.

Aunque hay veces que si las contracturas las hemos tenido durante mucho tiempo y se han vuelto crónicas, puede ser necesario recibir más de una sesión para conseguir la normalización total de la musculatura.

Efectos del masaje en nuestro organismo

  • Ascender la temperatura de la piel y los tejidos subyacentes favoreciendo la afluencia de sangre, lo que mejora el estado nutritivo de la piel y los músculos
  • Mejorar el tono, la elasticidad y la capacidad de contracción del músculo
  • Ayuda a liberar endorfinas, que son hormonas que actúan como antidepresivos naturales del organismo y que generan emociones positivas de bienestar y nos ayudan a combatir el dolor

Causas más comunes de sobrecargas y contracturas

  • Escasa actividad física , los músculos no está preparados para el esfuerzo
  • Esfuerzos leves pero repetidos que pueden llegar a superar la capacidad de adaptación del músculo, es frecuente en la práctica de deportes
  • No cambiar de postura como ocurre por ejemplo cuando pasamos muchas horas trabajando con ordenador
  • El estrés y las preocupaciones se proyectan en nuestra musculatura, produciendo contracción y dolor